Abrir el cajón del escritorio que tenéis al lado ahora mismo… ¿qué veis? Nooooo, no me lo expliquéis…

El otro día pensaba en la de cables que se llegan a juntar en mi cajón (y algunas cajas del trastero), debido a compras de ordenadores, reproductores, cámaras, móviles, adaptadores, televisores, equipos de música…

Cables IDE, cables de auriculares, cables de cargadores de corriente, cables USB con hasta 4 tipos de conector, adaptadores, alargos, cables ATA, cables de red, cables de teléfono, cables de antena…y si miro en las cajas…

Como ya sabéis que no estoy muy fino de la cabeza, me dio por empezar a calcular.

Fuente: Wikipedia
Fuente: Wikipedia

El diámetro de la Tierra por el Ecuador es de 12.756,8 km, que multiplicado por π,  nos da un longitud de circunferencia (Lc) de 40076,66916331427438442024911182km.

Os engañaría si dijera que he hecho un estudio estadístico basándome en una muestra representativa de los cables más usuales en nuestros hogares, así que, la verdad es que a grosso modo he determinado que la media está en un cable de 600mm (0,0006km) de longitud.

Omitiré el hecho de que existen cables encapsulados con topo tipo de materiales, plásticos, metálicos, y me limitaré a decir que un cable está compuesto por una funda plástica, con un hilo interior de cobre (aunque sean varios filamentos), pero que por aproximación diremos que suelen tener la gran mayoría dos hilos.

Voy a seguir estimando, y diré que en muchas casas, creo que nos podemos encontrar una media de 10 cables en el cajón, y de las últimas estadísticas sobre porcentajes de población con teléfono móvil, televisión, internet, etc, de la que usaré el dato de que el 27,3% de la población tiene un PC.

Esta es una de las cosas más importantes que te enseñan cuando estudias: estimar, idealizar y sobredimensionar… ¡vaya tela!

Bueno, vamos a juntar datos:

  • Lc de la tierra = 40076,66916331427438442024911182km
  • 1 cable, que suele tener 2 hilos, mide un total de 0,0012km
  • estimamos que todo aquel que tiene un PC en casa, tiene unos 10 cables
  • la población mundial es de 6.791.170.386 personas, y un 27,3% de esta tiene un PC

Total, que empezamos a mezclar datos y resulta que para cubrir la Lc de la tierra, con la longitud media de un cable que me he inventado:

33.397.225 de cables necesarios para dar 1 vuelta a la Tierra por el Ecuador

Si un 27,3% de la población tiene un PC, resulta que:

1.853.989.515 personas tienen 10 cables en casa

Total, que si juntamos los 10 cables de cada propietario de un PC, y lo dividimos por el numero de cables necesarios para dar 1 vuelta a la Tierra por el Ecuador, tenemos:

≈555 vueltas a la Tierra con los cables que tenemos en el cajón

¡¡¡Alucinante!!! Imaginar el potencial  de conexión que tenemos en el cajón. Como se entere Zapatero, se va a pensar que esta conexión sería un gran impulso para su alianza de civilizaciones…

Parece una frase terriblemente presuntuosa, pero puesta en el contexto del artículo, me ha parecido genial (no es mía como veréis).

Mientras procastinaba, palabra no aceptada por la RAE, pero con amplia definición en la Wikipedia, he leído en Wired Science, sitio que acabo de descubrir, y del que me declararé su más absoluto y ferviente admirador como mínimo durante tres días, información sobre los famosos juegos de química, que tantos disgustos han dado a nuestros padres y abuelos, y que hoy en día, al no tener botones, batería de litio, y pantalla de 10″, se pueden dar por desaparecidos.

porter_chemcraft_senior_set_no._6105_2004046_closed
Fuente: Wikimedia

Pese a que recomiendo su lectura, el artículo habla de la situación por la que están pasando estos juegos de química, antaño deseados por los niños de medio mundo, y hoy, desahuciados en el ocaso de su vida, y banalizados hasta el punto de que el serio y aparentemente importante científico de bata blanca que aparecía haciendo sus experimentos en las cajas de estos juguetes, se ha convertido en un dibujo de un científico, más bien loco, con gafas de pasta gorda, y con poca estima a sus brazos. Además resulta gracioso, pero establecen cierto paralelismo entre el número de licenciados y estudiantes de químicas, y las épocas de mayor o menor éxito de este juguete.

También critican que hoy día, pese a existir algunos juegos de química, debido a los “altos níveles de seguridad nacional”, que en algunos casos podrían estar bien fundamentados, debe existir algo en el medio de los viejos juegos, y el que hayan dejado de existir como tales.

Para acabar, nos muestran una presentación con un repaso histórico, a dos de los juegos clásicos en Estados Unidos, el Chemcraft, del químico John J. Porter, que comenzó a comercializar su juego en 1914, y el de Alfred Carlton Gilbert (nada que ver con el primo de Will Smith), que en 1922 lanzó su primer juego al mercado, y que años antes, en 1918, recién acabada la Primera Guerra Mundial, consiguió detener una propuesta que pretendía detener la producción de juguetes (entiendo que para la utilización de los materiales y dinero en otros asuntos “más importantes”), y que le valió el apoyo de “El hombre que salvó las Navidades” ¡genial!

Fue tal el éxito del primero, que en los 50, convirtieron al país en ¡¡¡el máximo consumidor de tubos de ensayo del mundo!!! Eso sí, en los 60 fue comprada por una gran empresa de juguetes,  que acabó cerrándola en los 80.

Por cierto, pese a que mis padres nunca osaron comprarme uno, yo recuerdo el Quimicefa ¿os suena alguno más?

Y más importante todavía ¿alguna anécdota que contar?

NOTA: Algunos enlaces reeditados y algún contenido ya no localizado (2019)

…que se lo cuenten a mi amigo ídolo Homer Simpson

Iba a hacer un breve repaso sobre el tema de roscas antes de abordar la tontería el tema del que os quería hablar, pero visitando la definición de roscado en la Wikipedia, creo que es perder el tiempo, y no estamos para muchos despilfarros…

¡Eso sí! Haciendo un breve vistazo sobre la información de la Wikipedia, no se dedican más de 20 palabras a explicar para qué se usan las roscas, y es que cuando algo se convierte en habitual, casi natural, como el hecho de usar un tornillo o una tuerca, las explicaciones sobran ¿quién no ha tenido un maletín Multihobby o cualquier otra copia similar para niños pobres con tornillos, tuercas y llaves para apretar? Hoy en día, tienen a Bob el Manitas

Así que he pensado que aunque sobre unir elementos, que es el mayor campo de aplicación de las roscas, no hay que explicar muchas cosas,  y tras haber visto descubierto al mundo el uso y posibilidades del antigiro, hoy os voy a comentar una cosa muy básica, pero con la que se realizan muchísimas cosas en mecánica: el avance del paso de rosca.

El principio básico por el que se usan roscas es porque mecánicamente se consigue un movimiento sobre el eje del tornillo o tuerca hacia adelante o atrás ¡¡¡el archiconocido tornillo de Arquímedes!!! Con el que conseguimos desplazar materia hacia adelante.

Si ahora a esto le buscamos más funciones, pues tenemos una que es la que os quería comentar, y es que puede ser un instrumento de regulación.

Sí, una rosca, nos permite en mecánica desplazar cualquier elemento sobre un eje espacial x-y-z. Y os voy a poner como ejemplo, un desplazamiento muy común en industria, que se utiliza para regular la posición del motor respecto a cualquier elemento arrastrado. Cada avance del paso de la rosca, en este caso x o y, provocará un desplazamiento igual sobre la pata del motor (para que lo sepáis esto se hace habitualmente para regular la posición entre el accionamiento o motor, y el elemento arrastrado, ya que las desalineaciones, provocan malfuncionamiento. Mirar el ejemplo de abajo, de como recolocaríamos un eje de una máquina (eje 2), respecto al eje 1.

¡¡¡Vaya inventazo!!! Y que manera de sacar un artículo de la nada…

Además, esto se puede convertir en un movimiento de precisión, y se le puede incorporar una escala graduada o nonio, que vendría a ser la clase alta de las roscas (la burguesía). Cuando estas roscas estan en una bancada de una bomba, para mover en dos direcciones el motor para alinear, y los tornillos están oxidados, y con 15 capas de pintura encima, entonces se le llama: ¡¡¡Manoloooo!!! Apreta un poco más el tornillo y traeteló paquiiiíííí… Pero en el fondo todas descienden de la misma rosca…

Por ejemplo, en el artículo del proyector de perfiles, explicaba que moviendo “las ruedas indicadas en naranja” (tope técnico), conseguíamos el desplazamiento…¡pues bien! Ahora ya sabéis como se consigue esto…

Me pasa mi sobrino un enlace a un video que han hecho unos estudiantes (por llamarlos de alguna manera), de industriales…

Me encanta la frase: “todo es posible si es integrable”

Artículos anteriores: Tratamientos del agua 1Tratamientos del agua 2 – CloraciónTratamientos del agua 3 – OzonoTratamientos del agua 4 – Radiación UV

Fuente: Wikipedia
Fuente: Wikipedia

La filtración quizás sea el tratamiento de agua más fácil de entender sin necesidad de explicar muchas cosas. Se trata de separar las partículas sólidas del agua, normalmente atrapándolas, haciendo pasar el agua por un tamiz llamado filtro o membrana.

Depende de la literatura (es una manera culta de referirse a un libro), se clasifica la filtración por el tamaño de filtro, que da su nombre sistema, en función del tamaño de partículas que son capaces de atrapar:

  1. microfiltración. Extrae partículas de radio entre 0,1 a 1,5 micras. Es el tratamiento indicado para limpiar bacterias y partículas sólidas en suspensión de ese tamaño.
  2. ultrafiltración. Extrae partículas de radio entre 0,005 a 0,1 micras. Es el tratamiento indicado para eliminar las sales y sólidos de estos tamaños.
  3. nanofiltración. Extrae partículas de radio entre 0,0001 a 0,005 micras. Es el tratamiento indicado para eliminar virus y tóxicos como herbicidas o pesticidas.
  4. ósmosis Inversa. Extrae partículas de radio hasta 0,0001 micras. Es el tratamiento más potente, elimina por completo todo lo citado en los tratamientos anteriores, además de todas las sales presentes.

Los fenómenos por los cuales suelen actuar la mayoría de filtros se pueden reducir a estos:

  • tamizado mecánico. Se trata de hacer pasar al agua por intersticios (espacios entre elementos), cada vez más pequeños, y así la suciedad, va quedando atascada “por tamaño”. Aquí encontramos todos los filtros de arena, silex, antracita, grava, piedras, etc. En pocas palabras, superposiciones de capas de materiales más grandes o mas pequeños, que evitan que partículas más grandes de un tamaño pasen a través de ellas. Los inconvenientes es que se pueden llegar a obstruir, y necesitan limpiezas, aunque algunos lo hacen automáticamente. También encontramos los filtros de hilo bobinado y de malla.
  • adsorción.  Cuando una sustancia ejerce atracción sobre otras partículas, de manera que las segundas quedan retenidas en la superficie de la primera. Aquí encontramos los filtros de carbón activo, que es una manera de multiplicar “por mucho”, la superficie del carbón, con lo que tenemos un filtro capaz de retener en esa gran superficie gran cantidad de elementos tóxicos como pesticidas, plaguicidas, y también materia orgánica, algún tipo de cloro…

Pues nada, nos queda un artículo por ver que es el de la ósmosis inversa, que merece capítulo aparte, y con eso habremos acabado.

En la década de los 80…

Tras la prohibición del uso del amianto, se ha ido avanzando en todo tipo de fibras sintéticas, y se han recuperado algunas naturales. Aparecen las aramidas como el Kevlar®, el poliacrilonitrilo (PAN), y…….¡¡¡el politetrafluoruro de etileno (PTFE)!!! ¡¡¡el Teflón®!!! Por supuesto todos las fibras hace tiempo que estaban descubiertas, pero hacen su irrupción en las empaquetaduras en esta época.

Fuente: Tropfen
Fuente: dongga BS

El PTFE o teflón (nombre dado por DuPont al polímero de su invención que ha dado nombre al material), tiene una resistencia a la tracción elevada, es un material inerte, así que se comporta bien químicamente, y tiene el coeficiente de fricción más bajo conocido (0,125), así que ¡todo el mundo a hacer empaquetadura de teflón! Sin embargo, tiene un pequeño problema, y es que aproximadamente 315ºC se carboniza, y a 325ºC empieza a emitir vapores un “pelín” chungos…

La aramida o kevlar (nombre dado por DuPont al polímero de su invención que ha dado nombre al material), es una poliamida con una resistencia a la tracción “im-presionante”, 7 veces mayor que la del teflón, aunque las temperaturas andan por valores similares, es capaz de soportar mayores presiones. Como inconvenientes es que es un pésimo conductor de calor, y además tiene un elevado coeficiente de fricción, así que  hay que vigilar que no quede sin lubricar…

El poliacrilonitrilo (PAN), no es tan famoso como los anteriores, pero al igual que las anteriores es una fibra polimérica, con una buena resistencia química (pH 2-13), y que es capaz de alcanzar temperaturas de hasta 250ºC. ¡¡¡Pero!!! Esta sí que es una excelente conductora de calor, perfecto para una empaquetadura, y además tiene un coeficiente de fricción cercano al teflón. Así que esta dió paso a las empaquetaduras actuales…

El teflón aparece también en forma de lubricante, y sigue haciéndolo actualmente.

Y los 90…

Llegan los híbridos. Quedando ya pocas cosas por descubrir, el personal se dedica a hacer híbridos con las fibras existentes, pero se da un salta cualitativo a través del grafito y el carbón.

Fuente: Wikipedia

A partir de fibras de rayón (viscosa), se fabrican hilos que se impregnan con grafito en diferentes concentraciones, en función de la aplicación y necesidad (y precio). A partir de un 95% de grafito, se considera grafito puro, en menores porcentajes, de 80 a 95% se considera carbón, y por debajo, encontramos el denominado pitch y otras fibras más baratas, que poseen muchas impurezas, y por tanto tienen un menor rendimiento.

El grafito, es el material del que se hacen las minas de lápiz, así que imaginar un lápiz rozando contra un eje de acero girando, pues más o menos eso hará una empaquetadura de este tipo. El grafito es autolubricante, tiene un coeficiente de fricción de 0,01, y aguanta pH desde 0 a 14 ¡ideal! Encima, como mineral aguanta hasta 1000ºC, y es un excelente conductor de calor ¿qué más podemos medir?

El mismo grafito se puede manipular como lubricante en otras empaquetaduras, así que unimos sus propiedades como lubricante, a las de otras fibras anteriormente citadas.

Os recomiendo leer esta información sobre el grafito, donde aparte de información técnica, leeréis sobre la invención del lápiz, y, ojo al “palabro”: levitación diamagnética ¡alucinante!

Pues nada, ya conocéis un poco de historia sobre empaquetaduras, y un montón de información técnica sobre ellas. Ni que dedir tengo, que todas las fechas escritas, y algunos datos, son orientativos, y tratan de reflejar “momentos cumbre”, o sea, que no tengo ningún rigor periodístico…(siento decepcionaros)

Y cualquier corrección, aclaración, apunte o aportación será bienvenida.

Del autor de ¿qué es una empaquetadura? y ¿cómo es una empaquetadura? llega a sus pantallas “Historia breve de la empaquetadura”. Si pensabas que las segundas partes no eran buenas, espera a leer la tercera…y la cuarta…

Me ha parecido interesante hacer un poco de repaso histórico a la evolución de las empaquetaduras, y como es un tema amplio, me han salido dos partes.

Como ya habíamos hablado anteriormente, los tres parámetros con los que podemos jugar en una empaquetadura son su geometría y trenzado, las fibras, y el lubricante. Cada una de ellas ha ido evolucionando o adaptándose a los cambios en la industria, al avance de la técnica, y por supuesto a las necesidades, eso es lo que trataré de mostraros.

El primer cambio que sufrió la empaquetadura con el paso de los años fue su forma, que básicamente ha evolucionado con la técnica que ha permitido fabricar una empaquetadura cada vez más efectiva. Las primeras empaquetaduras, hasta la década de los 50, eran redondas, y se trenzaban igual que una cuerda; aun podemos encontrar cajeras de bombas muy antiguas con las paredes preparadas para compactar esta empaquetadura redonda; más tarde se comenzó a saber como trenzar una empaquetadura cuadrada, pero con los cantos aún bastante redondeados; finalmente, con la evolución de la fibras, se consiguieron hacer refuerzos y formas que formaban un cuadrado muy compacto, perfecto para rellenar toda la cajera.

Pese a ir de la mano en lo anteriormente comentado, la evolución de empaquetaduras está sobre todo ligada a las fibras, y también a la de sus lubricantes, y como tratamos en el artículo anterior, a la evolución de los trenzados. Por ejemplo, muchas personas cuando una empaquetadura se ha quedado sin lubricante, decimos que “ha muerto”.

Hasta la década de los 50…

Las fibras eran básicamente vegetales, algodón, lino, yute, y una de las mejores, el ramio (se encontraba en pantanos). Las ventajas básicas es que son materiales que tienen un bajo coste porque se encuentran en la naturaleza, se pueden enlazar fácilmente entre ellas, y tienen una buena resistencia a la descomposición. Su primer inconveniente es su baja resistencia química, de pH 5 a 9, y sólo se pueden usar para trabajar con temperaturas por debajo de 60-80ºC, tienen una baja resistencia a la tracción, y muy importante, no disipan el calor (recordar que una empaquetadura actúa por fricción, y eso genera calor).

Los lubricantes hasta estos años han sido las grasas animales, sobre todo la de cerdo, por aquello de que siempre ha habido muchos cerdos jejeje. La mejor de las grasas animales para empaquetaduras, era la de ballena ¡para que veáis hasta donde llega el aprovechamiento de algunos animales! Y ahí lo dejo…

En la década de los 50…

white_asbestos_28chrysotile29¡¡¡Llegó el amianto!!! El amianto es un mineral, que podemos encontrar en la naturaleza, y se posicionó rápidamente por encima de todas las empaquetaduras existentes porque es químicamente inerte, y aguanta líquidos con pH 0-14. Además trabajaba hasta los 550ºC y aguantaba grandes presiones por sus buenas propiedades mecánicas. El amianto estaba formado por unas fibras, que en función de su longitud tenían mayor o menor calidad (más largas, mejores). Existían varias calidades, como los que se usaron en materiales de construcción, e incluso en aislantes de estufas y tostadores, de color grisáceo, y el amianto azul, que se extraía de África, que tenía una mayor resistencia química. De hecho, la única incompatibilidad química que se conoce del amianto (o que yo conozca), es el ácido sulfúrico fumante, y no os recomiendo estar cerca. Pero aunque algunos lo recuerden como la 8ª maravilla, tenía varios inconvenientes, algunos técnicos, y uno mortal.
En primer lugar, era un material que tenía un coeficiente de fricción de 3, de hecho se utilizaba para hacer discos de freno, así que parece una incongruencia utilizarlo como material para rozar contra un eje de acero ¿no? Además no tenía ninguna capacidad de evacuar temperatura, eso hacía que el lubricante que acompañaba al amianto en la empaquetadura, desapareciera rápidamente y dejara de hacer su función.
“Lo peor de todo”, después de llevar bastantes años en el mercado, y pese que hacía mucho tiempo que se conocían los aspectos peligrosos de su manipulación, a raíz de una denuncia de una empresa que colocaba placas en el interior de submarinos, que habían padecido unas cuantas muertes por lo que más tarde se conoció como asbestosis, un cáncer que afectaba a los pulmones entre otras dolencias, empezó la debacle y prohibición de utilizar amianto. Básicamente su peligrosidad está en la manipulación de sus fibras en la extracción, en el corte o roturas, y es que sus fibras tienen una forma que al respirarse, se “clavan” en nuestros tejidos, y sobre todo al llegar a los pulmones es imposible de eliminar.

Durante esta época se habían sumado a los lubricantes naturales, la silicona, que no aguantaba mucha temperatura, pero con un gran poder de lubricación.

En el próximo artículo seguiremos con los 80, los 90 y más…

¡No seas mala gente y reparte la comida¡

El porqué se me ocurrió esta idea, está en que es una acción de defensa personal. Soy un poco tragón y siempre me han acusado de hacer mis trozos mas grandes en el reparto de pasteles, tortillas, etc. Así que para demostrar mi inocencia en adelante, he pensado lo que os voy a explicar. Pero como ademas quiero que sea útil, a la par que barato,y mas en estos tiempos, os explicaré como hacerlo aprovechando una tapa de helado, aunque veréis que podéis encontrar geometrías en muchos sitios.

Como se trata de hacer un reparto equitativo de la comida, que mejor que la trigonometría, pero ¡no os asustéis! No hay que calcular nada ¡cómo sois!

Hay personas que dicen: “es que se me da fatal repartir, hago trozos muy grandes y otros muy pequeños”, y a  partir de ahora, van a quedarse sin excusa. Como todos sabemos, podemos usar la más antigua de las técnicas: observar nuestro entorno; si estamos con comida, seguramente la cocina, pero sea el que sea, podemos buscar geometrías. Yo he descubierto que en las piezas de plástico, normalmente tapas de tupperwares, helados o cualquier envase de este material, tenemos marcas y nervios que nos permiten hacer un reparto equitativo del pastel. Pero por favor, vigilar que estén limpias…

Tapa de helado

Para cubrir “casi” todo el abanico de posibilidades, necesitamos tres geometrías: un pentágono, un hexágono, y un octógono. Mirar las fotos que os he puesto, que son muy ilustrativos.

  1. 5 puntos, nos sirven para partir en 5, o en 10 girando 180°.
  2. 6 puntos, nos sirven para 2, 3, 6, 12 girando 90°.
  3. 8 puntos, nos sirven para 2, 4, 8, 16

Posiciones

¡Desde hoy quedan prohibidos las fiestas del resto de números¡ Ya que no podremos asegurar la equidad (por si acaso tengo algún lector dormido, y quiere hacer pastel o tortilla para el numero de comensales de la lista negra, le diré que si parte un trozo o dos mas no pasara nada; si es necesario me acerco con el Tupperware…

Eso si, los eventos de 1 persona si que estan prohibidos, pero por tristes (a menos que sean sexuales 🙂 )

¿Quién ha dicho que no me lo paso bien?

unañoenelparaisoUn año en el paraíso es “una especie de libro”, o “una especie de diario”, porque no sé muy bien como describirlo, pero en resumen, es entretenido de leer.

Dos periodistas amiguetes de Andrés Iniesta, jugador del F.C.Barcelona, le convencieron para que escribiera algo parecido a un diario sobre diferentes vivencias de la temporada en que el club consiguió el triplete.

No voy a decir que es un gran libro, ni se puede valorar su calidad literaria, y menos cuando yo no soy nadie para hacerlo, pero supuestamente los libros son para entretener, y este libro, entretiene. Por supuesto, ya presupongo que si no eres culé (seguidor del F.C.Barcelona), ya no te compras este libro, pero si lo haces te encontrarás un chaval, que es lo que es, explicando como le van las cosas en su club, donde ha pasado un año bestial en cuanto a éxitos.

Si me tengo que quedar con algo del libro, es descubrir que algunos futbolistas de élite, no se dedican solo a vivir del cuento, este parece un currante que compagina su vida con estudios (en INEF), y con la vida familiar. Y aunque al final su normalidad, los medios la convierten en noticia, y al final deja de ser tan normal, demuestra que se puede ser un tipo normal en los tiempos que corren… (y rico)

Ficha técnica

Autor: Andrés Iniesta (Sique Rodríguez y Dani Senabre)

Título: Andrés Iniesta. Un año en el paraíso

Tema: Biografía

Páginas: 119

Editorial: Ara llibres

ISBN: 978-84-937225-0-0