Artículos anteriores: ¿Qué es un normalizado? Parte 1

Voy a confesarlo…este artículo lo tengo escrito desde hace bastante tiempo, y no es que lo estuviera reservando, es que pensaba que lo había publicado…cosas que tiene uno…

Bueno, os voy a hablar de otra biblioteca de normalizados en internet, y de una interesante propuesta que he recibido en mi correo.

Si recordáis, hace un tiempo hablamos de los normalizados. Y posteriormente hablamos de Traceparts, una de las bibliotecas de normalizados más conocidas, donde también se añadió posteriormente 3DContentCentral.

Ahora os voy a hablar de CADenas, otra famosa empresa que se dedica desde los noventa a ofrecer catálogos de normalizados en 2D y 3D, y desde no hace mucho (como todas estas empresas), a suministrar todos estos dibujos a través de la red. Ya sabemos todos que sino estás en la red, no existes…

Sobre la biblioteca no os voy a hablar, porque no la he probado, a ver si alguien se anima, y nos deja alguna opinión o comentario sobre ella. Pero sí que os quería hablar sobre una iniciativa que he recibido a través del e-mail, y que me ha parecido una muy buena idea. Os transcribo el mensaje:

Apreciado usuario:

Con el fin de mejorar el servicio gratuito de bajarse elementos de nuestras librerías en 3D mediante nuestra web www.partserver.es

Hemos previsto ampliar las librerías 3D con fabricantes españoles que no estén en nuestra base de datos actual.
Os agradeceríamos que nos facilitarais a través de e-mail los nombres de algunos de estos fabricantes que quisierais añadir para disponer de ellos en un futuro.

Agradeciendo su colaboración reciban un cordial saludo de CADENAS Iberia

Así que como os he comentado, me ha parecido muy buena idea que acudan a los usuarios para que sean ellos los que aporten notícias sobre productos que no encuentran en sus catálogos, y de esta manera añadirlos. Así que ya sabéis, si tenéis alguna propuesta que hacerles llegar, les decís que venís de mi parte y todo serán risas y regalos…

Y si alguien consigue algo, que venga aquí y nos lo comente, así tendremos algo de lo que sentirnos orgullosos, a parte de otras cosas buenas del blog como…comoooo….¡bah! Dejemoslo…

En el post anterior, os hablé sobre el tema de la implantación de un módulo de SAP, para la gestión del mantenimiento que se ha quedado parada, y de que se ha comenzado a realizar de una manera, un tanto más simple; esto me ha hecho reflexionar sobre diferentes situaciones qué podemos encontrarnos en una implantación de software, de cualquier tipo, y aquí os dejo mis reflexiones, para ver si coincide con vuestras vivencias, o si alguien quiere agregar alguna más.

Quiero hablaros primero de unas cuantas variables que a mi juicio podemos encontrarnos en las organizaciones, que pueden marcar desde un principio un proyecto de implantación de un software.

  1. El tamaño de la empresa suele ser un factor determinante. En empresas grandes y multinacionales, la introducción de software de gestión a todos los niveles, a veces es una manera de encubrir una cuestión de imagen, aludiendo a cuestiones estratégicas. Me explico, si una empresa competencia de otra se entera que Fulano ha implantado un software ERP, posiblemente para no ser menos, a la dirección «se le ocurrirá» que ellos también tienen que tener ese software ¿y cuál es la manera de conseguirlo? Simplemente respondiendo que se trata de una cuestión de estrategia de empresa, y por supuesto es una necesidad que ha marcado la evolución del mercado…Si alguien piensa que no es así la mayoría de las veces, que levante la mano…(y luego escriba algún comentario, sino, no nos enteraremos).

  2. El «poder» del departamento dentro de la organización. Este seguro que es el más peliagudo de todos los puntos, y pese a ser conocido, no es por eso menos habitual o más controlable. Es un hecho contrastado, que drento de una organización, están mejor vistos los departamentos que producen beneficios tangibles, como producción o ventas, que departamentos que suelen trabajar con intangibles, o directamente, que consumen recursos de la empresa, como el departamento de mantenimiento o el de ingeniería o departamento técnico. Este es un punto, que podría dar varios artículos para hablar, así que seré breve, porque lo bueno si breve, dos veces bueno. Pues es muy fácil ¿por qué un departamento de ventas consigue más fácilmente un software CRM, que un departamento de mantenimiento un GMAO? Pues muy fácil, y sólo pondré dos puntos por no alargarme:

    1. El departamento de ventas maneja un vocabulario rico en palabras como beneficios, rentabilidad, márgenes, fidelización de clientes, etc. El departamento de mantenimiento habla de minimizar gastos, mejorar gestión de stocks, históricos de reparaciones, etc. No hace falta que hable mucho más ¿verdad? (de este tema hablaré otro día)

    2. El departamento de ventas juega directamente con el dinero de la empresa, en forma de ingresos. El departamento de mantenimiento juega directamente con el dinero de la empresa, en forma de gastos.

  3. El nacimiento de la decisión. Y aquí nos podemos encontrar dos situaciones:

    1. Cuando es la dirección la que marca la necesidad de implantar un software. En este caso estás perdido 😉 . Se convierte en una cuestión de estado, todo el proceso va a ser manipulado y controlado por la dirección, dejando poco espacio para la organización y reflexión, y al final, en función de los profesionales que se hayan puesto al frente del proyecto (no de dirección), saldrá un churro, o algo mínimamente funcional.

    2. Cuando es el departamento el que necesita implantar un software. Es ente caso en necesario transmitir, explicar, hacer ver y entender la necesidad de un software. Por eso aquí entra claramente en juego la capacidad de los responsables de dicha área, de demostrar todas las virtudes o beneficios del proyecto. Por supuesto ya hemos comentado antes lo difícil o fácil que puede ser en función del tipo de departamento, pero igualmente está claro que para «vender una idea», hay que saber presentarla. Y de esto también hablaremos otro día.

Gracias a donaldtownsend por la foto

Hace ya bastante tiempo, os hablé de SAP, y de una implantación que estaba «intentando» llevar a cabo, este es el artículo.

Para no dejar este tema colgado, os voy a explicar como está el tema, aunque yo ya no voy a poder seguir con él puesto que me cambio de empresa al final de este año.

Primero os voy a explicar porqué se ha quedado colgado el proyecto de SAP, y luego os explicaré que voy a intentar hacer en el tiempo que me queda para que al menos comience a funcionar el tema.

Antes de hablaros sobre esto, quiero aclarar una cosa, para no conducir a equívocos a aquel que aún esté en la búsqueda de un software. Uno de nuestros puntos fuertes para la implantación de PM, es que aparte de ya disponer de licencia de SAP (esto es básico ; ) ), nosotros dentro de nuestro departamento de informática, teníamos y tenemos varios cracks, dedicados principalmente a SAP, y está implantado a muchos niveles dentro de la empresa.

Vamos al tema.

¿Por qué no hemos podido poner en marcha SAP?

El módulo de mantenimiento de SAP, el PM, es suficientemente flexible como para ir implantándolo poco a poco, que era uno de los requerimientos: empezar a gestionar los avisos a mantenimiento, un orden de trabajo (OT) sencilla, tiempos, número de paros, o sea, datos básicos. Y realmente SAP nos ofrece todo este tipo de herramientas de una forma muy fácil, parametrizable y escalable. Entonces ¿cuál es el problema? Pues que realmente el sistema necesita de unos datos de partida para empezar a trabajar, que no me han facilitado poner el tema en marcha. Con esto quiero decir, que una de mis demandas era que por parte de ingeniería, se nos facilitara un archivo Excel con toda la codificación de máquinas, según la existente, y SAP ya les otorgaría un código con el que ni siquiera íbamos a trabajar, puesto que mantendríamos un campo con la numeración antigua que era más que suficiente. Por problemas de empresa y otros asuntos, no he recibido la ayuda necesaria para esto, y aunque decidí por mi cuenta empezar a hacer un prototipo (una máquina), no ha sido tampoco suficiente para ponerlo en marcha. En resumen, SAP esta en PAUSE.

¿Cuál ha sido la solución?

Pues la solución es una vía alternativa, pero creada desde el primer día de manera que cuando pueda darse el salto a SAP, sea totalmente importable por este, y no perder lo hecho. Así que hemos acudido a las socorridas bases de datos. Únicamente he creado dos hojas, una Solicitud de intervención (SI), para gestionar todos los avisos que llegan al departamento de mantenimiento; y por otro lado, la Orden de trabajo (OT), donde empezar a controlar actuaciones de los técnicos, horas de reparación, descuadres de horas, etc.

Por supuesto, estas hojas van acompañadas de una serie de procedimientos de gestión, que facilitarán la automatización de estas tareas de gestión, y que minimizarán el impacto sobre las horas de los técnicos.

¿Qué quiero conseguir con esto?

  • Introducir un poco de cultura de gestión en el departamento de mantenimiento, que actualmente está a cero, entendiendo que una gestión mínima es necesaria.
  • Dejar claros los procedimientos para las actuaciones del departamento de mantenimiento, ydemostrar que sus recursos no son infinitos, cuando hay tres técnicos y 10 avisos, hay que establecer prioridades.
  • Crear un sistema de avisos general (para toda la empresa), y normalizado, de manera que facilite la búsqueda y extracción de información para la toma de decisiones.
  • «Apoyar una posible teoría» de que el departamento no sólo está gravemente desequilibrado con personas que no rinden y otras que sí, sino que está mal dimensionado en cuanto a efectivos y organización de turnos.
  • Por supuesto extraer mucha información sobre:
    • Decalajes (en tiempo) entre avisos y intervenciones
    • Tiempos de reparación
    • Tiempo de cambios de modelos
    • Número de intervenciones
    • Averías repetitivas
    • Localización de puntos críticos

Y muchas cosas más, pero con el tiempo que me queda, me daré por satisfecho si le paso todos estos proyectos a alguien que tenga la capacidad para seguir con ellos…

SAP y muchos GMAO, tienen sus detractores, pero yo sigo apoyando a SAP, en las formas en que yo os he explicado, pero en esto, como en otras muchas cosas, se trata de experiencias personales, y cada uno tiene las suyas…y gracias a ello todos avanzamos.

Hoy os voy a hablar de un software bastante interesante, más que nada porque para mí, que me muevo cerca de sector del metal, me resulta muy llamativo.

El software se llama AutoARQ Paisajismo 3, y se trata de una herramienta destinada al diseño de zonas verdes y paisajes. Haciendo clic encima del nombre podréis visitar su web. Esta es una aplicación de la empresa Asuni CAD que principalmente, es un fabricante de aplicaciones que trabajan sobre Autocad, casi todas ellas dentro del ámbito de la arquitectura y el paisajismo. O sea, se dedican a añadir funcionalidades específicas para cada sector, a parte de las ya supuestas necesidades de creación de planos en 2D, ya que de momento, y aunque hay soluciones para no emplear el papel, se siguen utilizando planos en casi todos los niveles de la arquitectura o construcción. Otro día hablaremos de estas soluciones, que pasan por aplicaciones instaladas en PDAs básicamente. Tenemos que vigilar el medio ambiente, y de paso, algunos que se lo curran, nadie les va a quitar el mérito, inventan aplicaciones con este objetivo.

Podríamos esquematizar la herramientas en varios tipos de trabajos, cada uno de ellos con las herramientas adecuadas y especializadas:

  1. La primera parte de un proyecto de este tipo, por supuesto es la topografía. Esta claro que se necesita una reproducción fiel del espacio a ocupar, si se trata de un parque en medio de la ciudad, a nivel de calle, será fácil, un cuadrado o rectángulo y a diseñar; pero si se trata de un terreno montañoso, o con desnivel, toda esa orografía, debe ser reflejado en el diseño, para poder trabajar. Para ello, existe una parte del módulo, para el modulado del terreno mediante curvas de nivel.

  2. Se le presupone a esta herramienta, que tiene unas amplias bibliotecas de los elementos normalizados, que en esta especialidad se utilizan, que al igual que en la mecánica son los tornillos y las tuercas, aquí son otras, que ahora veremos, y que además de personalizables (por si queremos poner un árbol azul), son ampliables (por si queremos añadir amanita muscaria a nuestro diseño):

    1. Elementos vegetales. Árboles, arbustos,plantas, pájaros, mariposas, osos yoguis… Además, se comercializa, por lo que he entendido, en cada país con las plantas autóctonas, o las más comunes en la zona, supongo que para acotar un poco las mega-bibliotecas que deben tener. Estas bibliotecas, aportan también toda una serie de datos sobre necesidades hídricas, resistencia a la polución, tipo de suelo que requieren, etc, o sea, una biblioteca no sólo con los elementos de dibujo, sino que aporta una serie de información al proyecto, y al proyectista, que ayudará a diseñar el espacio, la ocupación, requerimientos de instalaciones, consumos de agua, etc. Por supuesto estos elementos están en 2D y 3D, y son bibliotecas abiertas, se pueden añadir manualmente nuevas especies y tipos.

    2. Elementos estructurales. Vallas, postes,farolas, caminos, farolas, las parejas de novios… Digamos que aquí se encuentran todos los elementos de apoyo al dibujo, para poder diseñar el espacio, paredes, escaleras, bordillos, rampas, etc.

    3. Elementos de mobiliario urbano. Pues aquí estan los columpios y toboganes para que se tiren las abuelas con los nietos, las farolas para que se meen los perros, las jardineras para que la gente apague las colillas, las papeleras para hacer bonito, los palitroques esos para que no aparquen los coches que acaban siempre rotos, etc. Además todos esta

  3. En cuanto al diseño de instalaciones, tiene este software una serie de herramientas para el cálculo del riego de la zona y de todos sus elementos como tuberías, bocas, etc.

  4. Por último, como parte importante de ayuda al proyecto, permite mediante toda la documentación que tiene el programa, crear presupuestos para ofertas económicas. Y aunque parece una perogrullada, este tipo de soluciones en un software, que no todos tienen, te permiten dinámicamente, mientras desarrollas el proyecto, modificar posibles desviaciones del presupuesto, o directamente alguna «cagada», como poner palmeras reales, en vez de palmeras vulgares (me lo he inventado, eh).

  5. Por último, el paquete incluye un modulo de renderizado, sin el que hoy en día no se es nada, para crear presentaciones virtuales de los proyectos. Aunque de esto no hace hablar mucho, por ya somos unos expertos en presentación virtual ¿verdad?

Para acabar os dejo una imagen con un proyecto que me ha gustado, porque se parece bastante al jardín con jacarandas que tengo en mi mansión, haciendo clic sobre la imagen, podéis visitar la galería de presentaciones que tienen en la web.

Espero que os haya parecido tan interesante como a mí este software, aunque reconozco que soy peor que un niño, me entusiasmo con casi todo lo nuevo, así tengo a mi mujer…

Hoy vamos a descansar de tanta ingeniería, tanto invento, y nos dedicaremos más a la palabrería (como reza el lema del blog). Buieeeeeno, y un poquito de software.

Resulta que estos días estamos haciendo limpieza en la oficina; así que estoy aprovechando, y estoy haciendo también limpieza de mis cosas, bueno, mis cosas que son de la empresa, o las cosas de la empresa que son mías, o ¡yo que sé! El caso es que ya tengo demasiado papeles y no me gusta ocupar tanto sitio, y además existe el agravante de que soy un enamorado de la información; bueno, realmente no os voy a hablar de esto, ya que es problema mío; pero de lo que sí os quiero hablar, es de cómo he dado con la solución a un asunto que ha ido creciendo hasta convertirse en un problema.

Esto viene, porque cuando encuentro una información interesante, ya sea en un catálogo, en una revista, un tríptico de una empresa o un libro que me prestan; me gusta guardarla, ya sea recortando, en fotocopias o fotos, como hacía hasta ahora. Pero claro, a estas alturas, el volumen físico de este archivo de papeles, ha sobrepasado los límites de mi mesa, y ya estaba poniendo carpetas y archivadores disimuladamente en las mesas de mis compañeros…nanino nino nierooooo.

Así que me he puesto manos a la obra, y me he propuesto digitalizar todo mi archivo ¡¡¡ppppfffffffff!!!

Por supuesto, lo más cómodo es crear PDF. Y por varias razones, pero sobre todo porque permiten combinar texto y fotografía, y dan como resultado archivos con pocos bytes, o sea que ocuparán poquito. Esto permite tener grandes cantidades de información ocupando poco sitio en nuestro disco duro. Aunque al ritmo de crecimiento de la capacidad de los discos, no será este el problema.

Entrando ya en el tema, os explico que he hecho. Y lo haré por pasos, así le doy un poco de categoría al artículo:

Primer paso. Buscar un dispositivo que permita escanear paquetes de hojas completos (con un escáner de sobremesa, simplemente ni me lo había planteado). Hoy en día se pueden encontrar escáneres de este tipo, en impresoras o fotocopiadoras, así que incluso me imagino que se podría acudir a alguna copistería, donde puedan ofrecer este servicio. Además, es importante a mi entender, que «nos cueste algo» hacer todo esto, y no me refiero sólo económicamente, sino también en tiempo y en esfuerzo, con el objetivo únicamente de ser selectivos a la hora de guardar información ¡lo siento por los nostálgicos! Tendréis que buscar otro método.

Segundo paso. Seleccionar toda la información que queremos escanear, y ponerse manos a la obra. Cuando he empezado el escaneo, me he encontrado pequeño problema, los equipos que yo conozco, tienen el problema de que al poner las hojas en el alimentador, primero escaneas todas las hojas por una cara, y luego, dándoles la vuelta, por la otra, y así obtenemos dos archivos, uno con las hojas pares, y otro con las impares (por poner un ejemplo). Así que tenía dos archivos y un problema. Pero ya tengo la solución, existe un programa de software libre (del que hago uso todo lo que puedo), que se llama PDF Split and merge. Si hacéis clic sobre el nombre, iréis a su web, y en la sección Download, lo podréis descargar. Se trata de una pequeña aplicación muy sencilla, en castellano, que permite «despiezar» un PDF, en PDF que corresponden a cada una de las hojas del principal. Así que despiezando los dos archivos, luego, estableciendo el orden que nosotros deseemos, podemos volver a montarlo en un solo archivo. Así que ya veis, mi solución es escanear las dos caras, obtengo dos archivos, los despiezo, y luego intercalo las hojas ¡chupao!

Aquí os dejo una captura de la aplicación. Podéis ver 3 pestañas. «Merge» para unir, «Split» para desmontar, y Settings para cambiar el idioma y el skin (te pierdes en estos settings). Realmente es un programa sin ningún misterio.

PDF Split

Tercer paso. No hay tercer paso, pero lo tenía que poner para aparentar…

Pero bueno, aprovechando y celebrando que no hay tercer paso, os hablaré de dos programas relacionados con los PDF.

El primero es el VISOR DE PDF. Todo el mundo tiene uno, y por estrategias de mercado, suele ser el Adobe Acrobat Reader ¡pues no! ¡Este programa es más lento que el caballo del malo! Me hierve la sangre cuando empiezo a ver que arranca, y venga mostrar licencias y logos y manifiestos ¡argh! Yo tengo un lector llamado Foxit Reader, que me abre un PDF, incluso antes de decirle que lo haga…Si hacéis clic sobre el nombre, descargaréis directamente el programa. Os recomiendo probarlo, y si os convence, podréis deshaceros del Adobe. Este es un producto de Foxit Software, que al igual que Adobe, posee un montón de aplicaciones al respecto (para hacer negocio vaya).

El segundo programa es otra aplicación de software libre, llamada PDF Creator, que si mi inglés y mi cabeza no me fallan, es para CREAR PDF. De nuevo, haciendo clic sobre el nombre, descargaréis directamente este programa. Con él os permitirá guardar cualquier documento en PDF, además lo hace de una manera muy sencilla, instala una impresora virtual, de manera que, cuando nosotros queremos guardar un archivo, le damos al botón «Imprimir» del programa en el que estemos, seleccionamos de las impresoras, una llamada PDF Creator, y Aceptar. Inmediatamente, aparece un menú donde darle nombre al archivo, autor, etc, y la ruta donde queremos guardarlo ¡et voilà! Ya hemos hecho un PDF. Este programa es un proyecto de software libre llamado pdfforge.org.

Espero que esto os sirva en algún momento, y ya me contaréis si alguno probáis cualquiera de estas aplicaciones. Ademas me darán una botella de lejía, sin casco y vacía, cada vez que alguien se instale cualquier programa de estos…

¡Pues vaya mierda tabletas! (diréis algunos)

El caso es que el otro día comentaba Joaquín en un foro, que quería aprovechar que se había autojubilado su ratón, para que, ahora que iba a iniciarse en el mundillo del CAD, comprarse el ratón que más se adecuara a las necesidades de un usuario de este tipo (dibujo técnico).

Por supuesto, opiniones y gustos, hay tantos como usuarios de CAD ¡también os cuento a vosotros! ¡piratas! ¿Qué pensáis que no os vemos? Pero ya que soy yo el que escribe en este blog, y que soy un orgulloso propietario de una tableta digitalizadora, pues os hablaré de ellas.

Este ha sido un periférico utilizado, en general, por muchos profesionales del diseño, la fotografía, la ilustración, etc, pero creo que está totalmente preparado para ser acogido en el CAD. Yo lo conozco desde hace mucho tiempo porque siempre he tenido cerca a diseñadores, pero realmente nunca lo había probado hasta que mi amigo Jordi me dio la oportunidad de hacerlo (gracias Jordi, otra cerveza caducada para tí), así que os explicaré mi experiencia, pero antes veremos que es.

Una tableta digitalizadora es un dispositivo que mediante un lápiz de punta magnética, y moviéndose por encima de una tableta, nos permite desplazarnos y ejecutar acciones como si se tratara de un ratón convencional. No vamos a entrar en el funcionamiento técnico del dispositivo, pero sí explicaré que si desplazamos la punta por encima de la tableta, esta punta se conecta automáticamente con el cursor que vemos en la pantalla. De esta manera, el desplazamiento o arrastre del lápiz por encima de la tableta provoca el desplazamiento del cursor a la zona de la pantalla que nosotros queremos.

Modos

Debido a las múltiples configuraciones que permiten las tabletas, es posible configurarlas según la comodidad del usuario. Esos dos modos suelen ser modo lápiz y modo ratón. Cada uno de estos modos permiten una serie de configuraciones, de las que os hablo ahora. Bueno, sólo de algunas, que sino parecerá esto un manual (aquí tenéis la captura del menú de modos):

  • que el lápiz necesite tocar la tableta, o que simplemente sobrevuele a cierta distancia (recordar que funcionan magnéticamente).

  • que la tableta reproduzca la totalidad de la pantalla (de cara al desplazamiento), o que sólo sea una parte de ella. Eso significa que, por ejemplo, en la imagen de la tableta que es negra el area gris representa la pantalla del ordenador, con lo cual para hacer clic en «INICIO» deberé ir a la esquina inferior izquierda, y para cerrar una aplicación «X» ó «ASPA» (esto lo dice una amigo mío), iré a la esquina superior derecha, pero puedo configurar para que un cuarto de la tableta, represente el mismo desplazamiento en la pantalla, o sea, que el recorrido de nuestra mano, sería menor. ¿Está claro no? Bueeeeeeno, mirar esta captura y os quedará más claro.

    Function

  • que el lápiz arrastre el cursor hasta unas coordenadas de la pantalla, y si aparto el lápiz y vuelvo con él en otra posición, podemos configurar que trabaje con coordenadas absolutas, o sea el cursor irá a las coordenadas que tenga asociadas en la tableta, o que funcione como un ratón, si levanto el cursor y vuelvo, el cursor sigue moviéndose desde la posición donde se había quedado, o sea, coordenadas relativas.

Y podría seguir explicando diferentes opciones como la posibilidad de realizar una o dos pulsaciones para ejecutar, etc., pero que no tiene sentido que me ponga ahora a explicar aquí, porque tengo un público tan listo y que me sigue tan fielmente a todos los sitios donde voy, que sé que vais a ir ahora mismo a la tienda de informática más cercana a pedir una tableta.

Como podéis ver en las fotos ambas tabletas son bastantes diferentes físicamente (y no porque una sea negra y otra gris ¡listos!), sino por tamaño, podéis ver el tamaño del lápiz en comparación, y la verdad es que no sé hasta que punto puede ser más cómoda una que otra, la mía es la negra y como ya os he dicho anteriormente que os iba a explicar mi opinión sobre ella, pues no os libráis.

Empezaré diciendo que desde que he cambiado a este dispositivo, cada vez que cojo un ratón, me siento como jugando a la petanca, me dan ganas de buscar el boliche y tirar la bola, digo el ratón, para acercarme. Realmente la diferencia de manejar uno y otro son importantes. Yo sobre todo he ganado velocidad de movimientos, yo soy de aquellos que moviendo el ratón un dedo ya cruzas la pantalla con el puntero, y en la tableta lo conservo igual, soy así de desesperado, que le vamos a hacer. Me resulta tremendamente ágil para moverme entre ventanas, seleccionar, mover, etc. Además, podéis observar, aunque no lo haya comentado, que el lápiz lleva dos botones que son configurables (como no).

Entrando en el tema del CAD, como ya os he dicho que al ser tan configurable, podéis utilizar la configuración que más se adapte a vuestra forma de trabajar, pero donde a mí me ha alegrado el día, es con el manejo de los zoom. Por ejemplo en Catia (que es el programa que habitualmente uso), al principio de configurarme la tableta, me aparecían estos manipuladores en la pantalla:

Manipuladores

Los tres manipuladores que aparecen en el centro son respectivamente para la rotación, el pan (encuadrar) y el zoom y se llama «Transformation Pad»; luego a la derecha aparece otro cuadro, llamado «Gesture Pad», que se puede configurar (como no), para que reconozca gestos y movimientos de escritura, y los asocie a comandos. Podéis ver los que vienen por defecto con Catia en esta captura. Por cierto, cuando tienes instalada una tableta, en Catia, dentro del menú OPTIONS, en GENERAL->DEVICES AND VIRTUAL REALITY, aparece una nueva pestaña, que también tenéis en la captura, y que no permite regular y desconectar estas aplicaciones.

Options

Realmente me resultaban bastante incómodas para manejar los zoom, así que me puse a investigar otro manejo de estos. Finalmente encontré que combinando una tecla del keypad del portátil y el movimiento del lápiz, me facilitaba mucho el zoom, el pan y la rotación, así que ahora me he acostumbrado y me funciona muy bien. Aunque como ya he dicho antes, la gracia de las configuraciones es que lo que ha uno le resulta una bendición, a otros les resulta un calvario. Eso sí, de momento la gente que conozco que ha comenzado a trabajar con tableta, ahora no quiere un ratón ni en dibujos animados.

Con el Autocad, el otro programa que tengo para crearme las plantillas del Sudoku, también me resultó complicado al principio, hasta que me configuré a mi gusto todo, y es igual de cómodo que cualquier otro sistema.

En uno de mis múltiples viajes astrales diarios a través de la red, he llegado a un artículo que habla sobre el proceso de «fichaje» del máximo responsable de una empresa, de su importancia, y de las maneras actuales de actuar, acudiendo generalmente al exterior, en contraposición a la promoción interna más común hasta ahora. No tiene mayor importancia, al fin y al cabo, un artículo o una teoría suele estar basado en las experiencias de los que escriben o teorizan…

El caso es que esto me ha hecho pensar, durante más de dos segundos, de ahí el calentamiento que llevo, en uno de los mayores paradigmas de la empresa en cuanto a la gestión de proyectos, y es que sin el apoyo de la dirección, un proyecto está abocado al desastre o a la extinción (como las teles CRT). Desde este punto debo matizar que voy a hablar desde el punto de vista de un técnico, que es donde radica el problema, como explicaré más adelante.

Una implantación de un software, ya sea por mejora o necesidad, o con el objetivo que sea, control de la producción, diseño de producto, gestión documental, etc; no deja de ser un proyecto para la empresa, y así lo recibe al final la dirección. Para centrarnos en un ejemplo, quiero inventar un proyecto de implantación de un software CAD , a petición del departamento técnico.

Los técnicos han estado durante 6 meses (a veces más), testeando diferentes software existentes en el mercado, otorgando un peso específico a cada una de sus necesidades y valorando cada uno respecto a estas. Finalmente, tras cursos de formación donde todo es «superfácil«, demostraciones de software que funcionan a las mil maravillas y empalagosas visitas de comerciales a cualquier hora y día de la semana, el jefe omitiendo toda la información recabada decide elegir el que enviaba un jamón 5J en la cesta de Navidad, o sea Cosmocax. Así que los técnicos solicitan una reunión con dirección para presentar el proyecto y conseguir la aceptación y los «dineritos» para tirarlo adelante.

Técnicos (T): Buenos días Sr.Director ¡qué buen día hace hoy para comprar un software!

Director (D): Venga, no tengo mucho tiempo.

T: Hemos terminado con la elección del software y creemos que necesitamos ESTA aplicación para funcionar mejor en el departamento de diseño

D: ¿Cuanto cuesta? ¿por qué cuesta eso? ¿por qué vamos a funcionar mejor? ¿cuando vamos a recuperar ese dinero?

Para no seguir enrollándome y acabar la conversión con frases absurdas a lo Tip y Coll, dejaré claro que mi opinión es que el punto donde este proyecto fracasa es aquí. Y no lo digo yo, lo dice más gente, y hasta alguna inteligente, pero como este blog es mío…

Resulta que llegados a este punto, los técnicos se enfrascan en explicaciones técnicas sobre gestión de la documentación, capacidad para mantener históricos, control de modificaciones, agilidad ante posibles cambios de diseño, acortar plazos, etc, etc, etc. Y el problema es que la dirección ni entiende lo que se le explica (hablo metafóricamente), ni necesita estos datos. Realmente necesitan que les hables de rentabilidad, de retornos de la inversión, de mejora de la imagen corporativa, de estrategia, etc, etc, etc. Entonces ¿donde está el problema? Pues en el vocabulario que utilizamos los técnicos. Las empresas quieren pruebas y demostraciones de que si te dejan 100 rupias, les vas a devolver 200 cada año, lo demás, es triste, pero no les importa (para eso están en su Silla allá en lo alto, para castigarte y humillarte).

Además, cuando hablamos de valorar o cuantificar los resultados de una implantación de software, entramos en el terreno de los intangibles. Como podéis deducir de la etimología de la palabra, son valores que no podemos «tocar», o sea, que no podemos expresar directamente con números o valores. Por ejemplo ¿cuanto vale lo que sabe un empleado de una empresa? ¿cuanto afecta el clima laboral a los resultados de una empresa? Existen técnicas para valorar esto, de ellas espero hablaros algún día, tengo tantas cosas de que hablar, y tan poco tiempo…

Resumiendo, los técnicos debemos empezar a dominar otros términos y a tener una visión más global de la empresa, con esto seremos capaces de seguir con nuestros proyectos, y adaptarnos de esta manera a un mercado cada vez más exigente. Es una especie de campaña de marketing interno.

Leí en un libro de mi venerado Eduard Punset (Adaptarse a la marea): «El error más común a la hora de comunicar las virtudes de un proyecto o de una persona es fiarse del lenguaje», y aunque el habla del lenguaje como toda la comunicación verbal, en nuestro caso hablamos únicamente de parte de su contenido, de su vocabulario. Pero igualmente me parece una frase estupenda para representar todo lo que os he explicado hoy.

Espero que los técnicos y gerentes que me lean, dejen aquí su opinión al respecto, incluso alguna experiencia…

Hace un tiempo os hablé de los seminarios virtuales que había puesto en marcha la gente de Dassault Systèmes, y ahora en concreto, me permito haceros el recordatorio, ya que los próximos días han organizado uno sobre el módulo que os comento en el título, Catia for Machining, que está pensado para su implantación en empresas que se dedican al mecanizado.

Como indica la presentación del seminario, con este módulo se trata de:

  • Ganar en productividad integrando sus herramientas de diseño y de fabricación.
  • Disminuir el tiempo que dedica a modificar piezas complejas
  • Reducir los errores y optimizar el periodo de puesta a punto
  • Mejorar las estrategias de mecanización
  • Simular el comportamiento exacto de la máquina y mecanizar sin riesgos
  • Capitalizar el saber hacer de su empresa

Todos estos no son objetivos triviales, veremos que soluciones nos presentan, y hasta qué punto cada uno de ellos pueden ser proyectos reales y rentables a corto o medio plazo (si tienes que comprar un software para que sean rentables a largo plazo, vas listo…)

Os recomiendo la asistencia, yo he asistido a alguno y son realmente interesantes, a parte de la comodidad de no tener que desplazarte a ningún hotel donde te preparan esos desayunos con pastitas y cafés con leche…hhuuummmm!!! Lo que hacen algunas empresas por recortar gastos.

Este es el enlace, por si queréis y podéis asistir. Si alguien lo hace esperamos aquí sus comentarios,buenos, malos o todo lo contrario.

Aquí tenéis una imágen de muestra de uno de los módulos de mecanizado, si queréis ver más imágenes, aquí.

Este artículo va a ser un poco largo, pero os aseguro que os va a gustar y que me váis a enviar “sienes y sienes” de cartas de agradecimiento, por haber arrojado un poco de luz sobre este apasionante tema (vaya vendedor de humo que estoy hecho).

Para empezar diremos que las letras CAM, son el acrónimo, de Computer Aided Manufacturing, que en castellano, significa fabricación asistida por computadora. Cuando hablamos de CAM, nos referimos generalmente a un conjunto de herramientas informáticas (software), para la programación y control de maquinaria destinada a la fabricación, manipulación y ensamblaje de piezas.

Antes de seguir adelante, recordaremos algunas cosas de dos magistrales artículos escritos en este blog (donde sino); además, así parece como si el blog tuviera solera. El primero es ¿Qué es el CAD?, y el segundo es El control numérico por computadora. El CNC.

Realmente sólo necesitamos recordar que al trabajar con software CAD, teníamos la posibilidad de obtener ficheros en 2 ó 3 dimensiones, por supuesto, si nuestro objetivo es fabricar una pieza, necesitamos un fichero que contenga la geometría de la pieza en 3D, para que pueda ser fabricada. Por otro lado, tenemos el control numérico por computadora o CNC, que era una tecnología que nos permitía controlar y programar la posición de un elemento del espacio, para ese artículo, estuve semanas dibujando el cubo que aparece, así que lo vuelvo a poner.

Hasta aquí tenemos dos tecnologías separadas, que ya son amigas nuestras, pero ese lazo o conexión que nos falta entre ambas, lo haremos a través del CAM ¿cómo se hace esto?

Sin fijaros en el cubo, pensar por un momento que utilizamos un CNC, y le decimos que vaya a la coordenada (10,10,1), y se vá; luego le digo que vaya sucesivamente a las coordenadas (10,10,0), (10,10,-1), (10,10,-2) y (10,10,-3), y como es amigo nuestro, se irá moviendo por estos puntos. El primer movimiento sería para movierse 10mm sobre el eje X, 10mm sobre el eje Y, y un milímetro sobre el eje Z; posteriormente, iría moviendo la coordenada Z hacia abajo, milímetro a milímetro. Ahora pensar que este punto que se mueve por el espacio, es la punta de una herramienta, por ejemplo una broca que va girando; cuando le hemos dicho que vaya al punto (10,10,1), sobrevuela por encima de una placa de material sin tocarlo, cuando comienza a bajar la coordenada Z, primero toca en la coordenada (10,10,0), y más debajo de esta comienza a taladrar el material. De lo explicado aquí, aclaro que para decirle al CNC todas estas cosas, debes conocer su lenguaje, igual que si quieres hablar con un tanzano, lo intentarás en swahili (si alguien quiere, le puedo dar unas clases bien de precio).

Bien, hasta aquí, ya lo conocíamos. Entonces se nos puede ocurrir otra pregunta ¿y cómo sabe el CNC que tiene que ir en cada momento a unas determinadas coordenadas? Pues aquí es donde el CAM hará entrada. La manera más sencilla de programar un CNC, sería conociendo su lenguaje de programación, y escribiendo línea a línea cada comando, durante mucho tiempo se ha hecho más o menos así. Incluso hoy día, depende que operaciones, como podría ser la de este ejemplo que hemos hecho, se pueden hacer más rápida y fácilmente con el CNC directamente. Pero como hoy estamos preguntones ¿qué pasa si la pieza a mecanizar tiene muchas operaciones, y en consecuencia, muchos movimientos? ¿tenemos que hacer la programación manualmente? Pues no, ya que podría ser eterno, y aquí si que entra nuestro invitado de hoy, el CAM. Éste nos permite calcular todas las operaciones, movimientos, cambios de herramientas, etc, necesarios para poder fabricar una pieza que tenemos dibujada en el CAD, y de esta manera, simular la fabricación de una pieza en el ordenador. Si tras esta simulación, todo es correcto, podríamos utilizar el CAM para introducir los datos en una maquina-herramienta y comenzar a producir. En este punto, necesitaríamos un paso intermedio, pero de esto hablaremos otro día.

El CAM tiene muchísimas aplicaciones en la industria, desde (y sobre todo) en el sector metal-mecánico con máquinas-herramientas como fresadoras, taladros, tornos multiherramienta y en general casi todas las máquinas de mecanizar, al textil, con bordadoras, y hasta el electrónico, donde se utiliza sobre todo para el ensamblaje de microcomponentes. Al final de este artículo encontraréis varios videos donde podréis ver el resultado de esta tecnología.

Como el CAM al final es una herramienta informática, o sea, un software, podéis imaginaros que existen muchísimos. Si queréis obtener información sobre ellos, en este orden, podéis dar la gracias a nuestro amigo Alex, y luego visitar este enlace de nuestro wiki (que me lo tenéis abandonado, los textos se me van todos los días al psicólogo porque nadie les hace caso). Por cierto, debo volver a dar la gracias a Alex, pero también a Pablo Simón, por sus aportaciones para este artículo.

En los siguientes vídeos, podréis ver comparativamente, la simulación hecha en el ordenador a través del CAM, y como traspasando los datos a una fresadora con un CNC, va mecanizando la figura que queremos obtener.

Este es realmente interesante, porque habla de la aplicación de la tecnología CAD/CAM en la joyería (en inglés)

Y por último, que es realmente alucinante, aquí tenemos un CNC que controla la herramienta, como nuestro caso, pero que también controla movimiento de la parte de la máquina que sujeta la pieza:

Actualización: Como ya me ha echado bronca mi amigo Álex, me he propuesto hacer un vídeo con la representación del ejemplo que he «intentado» explicar, así espero que se entienda mejor. Espero poder ponerlo en breve (unos meses…)

Artículos relacionados: ¿Qué es el CAD?

Ayer hablando con Micaela (espero haberlo escrito bien), una compañera de trabajo que está acabando una ingeniería en diseño industrial, escuché de nuevo una duda que tienen muchas personas, sobre cómo están estructurados los paquetes de software que hay en el mercado (de aplicaciones CAD, PLM y demás). Así que allá vamos…

Los paquetes de software son unos paquetes muy bonitos, con cierre de Velcro, envueltos en papel de Mickey Mouse, con un lazo dorado y una pegatina: «Por lo que has pagado, espero que te guste».

Bueno, dicha la primera tontería (me quedan más), os hablaré de las estructuras típicas de las aplicaciones CAD más comunes del mercado, o lo que los profesionales llamar modularidad o escalabilidad del software.

Cuando hablamos de paquetes de programas, debemos entender que gran parte del software que hay en el mercado, agrupa una gran variedad de aplicaciones, algunas totalmente dependientes unas de otras, y otras destinadas a diferentes disciplinas, y para usos bastante diferentes (con lo que ya os dejo entrever, que no tiene sentido comprar un paquete de programas entero, aparte de ser una ruina).

¿Qué quiere decir esto? Pues que cuando una persona o empresa decide que quiere trabajar con un programa, debe conocer antes de la elección cuales son sus necesidades (a parte de ganar dinero). Como sabéis que me gustan los ejemplos, así que ahí va uno: imaginar una empresa que se dedica a fabricar muebles para el hogar, y nuestra empresa CosmoCAX, que ofrece un paquete de programas llamado Cosmo y que engloba la siguientes aplicaciones:

  1. Modelado de sólidos «CosmoSólidos»
  2. Modelado de superficies «CosmoSuperficies»
  3. Creación de planos 2D «CosmoPlanos»
  4. Ensamblaje de conjuntos «CosmoEnsamble»
  5. Simulación de mecanizado CNC «CosmoCNC»
  6. Presentación virtual de producto «CosmoVirtual»
  7. Simulación ergonómica de los diseños «CosmoErgonomía»

Software cosmocax V2

Como he comentado antes, el cliente debe conocer a qué quiere dedicarse (sino, mal va la empresa), y en función de eso, le interesará adquirir una parte del software, o todo. Por ejemplo, puede estar interesado en:

  • diseñar muebles: CosmoSólidos + CosmoSuperficies + CosmoPlanos + CosmoEnsamble
  • diseñar muebles y mecanizarlos en su fábrica: CosmoSólidos + CosmoSuperficies + CosmoPlanos + CosmoEnsamble + CosmoCNC
  • diseñar muebles y hacer presentaciones virtuales para venderlos bien caros: CosmoSólidos + CosmoSuperficies + CosmoPlanos + CosmoEnsamble + CosmoVirtual
  • diseñar muebles y mecanizarlos y hacer presentaciones virtuales: CosmoSólidos + CosmoSuperficies + CosmoPlanos + CosmoEnsamble + CosmoCNC + CosmoVirtual
  • diseñar muebles certificando que han sido diseñado bajo rigurosos criterios de ergonomía: CosmoSólidos + CosmoSuperficies + CosmoPlanos + CosmoEnsamble + CosmoErgonomía

Como veis, hay una parte del paquete de software que siempre se repite (coloreada de azul), y los otros son añadidos para realizar funciones específicas. En cualquier software del mercado, nos encontraremos esta misma situación, compraremos una licencia básica, que suele agrupar el diseñador de sólidos, el de superficies, ensamblador conjuntos y para crear planos 2D, y esto es lo que pagamos en primera instancia. Si luego queremos hacer simulación de elementos finitos, presentación virtual, mecanizado CNC, gestionar la información y el conocimiento (PLM) o cualquier otra aplicación, deberemos ir adquiriendo (pagando), licencias aparte de la primera.

¡Como veis en una gran negocio! De ahí que muchos se hayan puesto a desarrollar su propio software, y que muchas personas no tengan acceso a estos programas (de esto hablaré otro día).

¿Algún comentario? ¿Algún error? ¿Algún billete que os sobre?